¡Que te den calabazas!

publicado en: Tesoros culinarios | 0

0 Flares

0 Flares


×

calabaza

¿Te han dado alguna vez calabazas? ¡Pues deberías alegrarte, porque la calabaza además de ser un alimento lleno de ventajas para la salud y de estar riquísima, podríamos decir que es una flor! ¿No lo sabías? ¡Vamos a conocer un poco mejor a una de los protagonistas de este mes de noviembre!

En su definición más amplia, una calabaza es una baya de cáscara dura, y aunque hay un montón de tipos, las más conocidas son las curcubitáceas, que son plantas trepadoras. Es prima de melones, sandías, pepinos y calabacines, y las más habituales en nuestros mercados son las redondeadas que vemos en Halloween, las de tipo cacahuete, más pequeñas, y las alargadas que, debido a su tamaño, encontramos en la frutería cortada en discos.

¿De dónde viene la calabaza?

Cultivadas en América desde hace más de 5000 años, eran un alimento casi desconocido en Europa antes de la llegada de Cristóbal Colon, aunque hay fuentes que señalan que griegos y egipcios ya la consumían, y estaba ampliamente extendida por Asia Meridional, desde donde parece que llegó a América.

En todo caso, hace décadas que en Europa está presenta en prácticamente todas las gastronomías.

¿De dónde viene la expresión “dar calabazas”?

Esta expresión tan popular tiene su origen en la Antigua Grecia, pues la calabaza estaba considerada como un alimento antiafrodisíaco. Así que el hecho de que te dieran una calabaza significaba que te invitaban a bajar tu excitación sexual y olvidarte de esa persona. Al darte calabazas no estaban haciendo otra cosa que bajarte los humos.

Parece que en algunas zonas rurales de Cataluña existía también una costumbre ligada a este significado. Cuando el pretendiente no era del lugar, se le invitaba a comer a casa de la chica para conocerle mejor y evaluar su idoneidad. Si le ofrecían fuego para el cigarro tras la comida significaba que la familia aceptaba el noviazgo, pero si la familia le servía un plato de calabaza, el pretendiente se tenía que marchar y ya podía olvidarse de la moza, porque no era bien recibido en esa casa.

Además de este uso, la RAE recoge también su significado ligado a los malos resultados académicos.

Cenicienta y Zipi y Zape

Es curiosa la cantidad de usos que se ha dado a la calabaza en la literatura y la cultura popular. ¿Quién no recuerda la carroza de Cenicienta, hecha a partir de una calabaza, y pisoteada por los caballos una vez roto el hechizo?

En la cultura popular la calabaza ha sido sinónimo de fracaso. Basta recordar que Zipi y Zape eran obsequiados con una calabaza cada vez que obtenían malos resultados escolares (a veces tan grande que tenían que llevarla en una carretilla), y que la calabaza Ruperta era quien anunciaba a los concursantes del Un, Dos, Tres que irían a casa sin ningún regalo.

Usos gastronómicos

La calabaza es muy versátil en la cocina y podemos incluirla tanto en platos dulces como salados, fríos o calientes, pero siempre se consume cocinada: asada u horneada, porque conserva todo su sabor y color, pero también  al vapor, salteada o hervida.

Hemos tratado sobre ella en diferentes entradas este blog, por ejemplo cuando hablábamos de Combatir el frio con buenos alimentos, cuando mencionábamos las Verduras de cada temporada, y también, como no, cuando escribimos sobre la Porrulsada. 

Beneficios de la calabaza

Además de ser ricas en beta-caroteno (que se convierte en Vitamina A en el cuerpo), las calabazas también tienen mucha vitamina C, riboflavina, potasio, cobre y manganeso. Menos cantidad pero también significante de vitamina E , tiamina, niacina, vitamina B6, hierro, magnesio y fósforo. Por eso ayudan a prevenir enfermedades del corazón, cáncer, y muchos de los efectos degenerativos del envejecimiento.

Así pues, ¡que nos sigan dando calabazas, que sabremos lo que hacer con ellas!

Jolastoki

Acerca de Jolastoki

Restaurante de cocina de temporada en Getxo, cerca de Bilbao. Para todo tipo de celebraciones: bodas, bautizos, comidas de empresa o cualquier otro tipo de evento en Bizkaia.

Dejar una opinión