¿Por qué se cree que las ostras son afrodisíacas?

publicado en: Tesoros culinarios | 0

0 Flares

0 Flares


×

Ostras afrodisiacasSi para celebrar San Valentín has echado un ojo a la red en busca de inspiración, seguro que más de un articulo te ha recomendado que empieces con unas ostras, que además de ser deliciosas y ligeras, ha sido considerado desde antiguo como uno de los alimentos más afrodisíacos que existen.

Y esto nos ha hecho preguntarnos… ¿por qué la ostra? ¿de dónde viene esta creencia? y sobre todo… ¿tiene algún fundamente científico? Es decir, ¿sirven para algo además de para disfrutar del paladar?

Vamos a empezar repasando un poco de historia, ya que la la palabra “afrodisíaco” proviene de Afrodita, la diosa del amor, la lujuria, la belleza, la sexualidad y la reproducción. Su historia mitológica es muy interesante, y tiene de todo: infidelidad, celos, envidias… vamos, nada que envidiar a cualquier programa de tarde de televisión.

¿Y qué es un alimento afrodisíaco? Simple y llanamente, un alimento que consumido estimula y aumenta el deseo sexual, o bien mejora el rendimiento.

Las ostras han estado en la mesa desde hace más de 3000 años, y se conoce su consumo desde la  prehistoria, en todas las culturas cercanas al mar. Se comía en tales cantidades que los desperdicios formaron auténticas montañas, llamadas hoy día por los historiadores, concheiros. 

Los griegos las consumían cocinadas con miel, perejil y menta. Los romanos las devoraban con mil recetas y se dice que el emperador Vitelio llegó a comer mil en una sola comida.

Ahora están de moda los bares de ostras, en los que únicamente puede degustarse este manjar, pero esto de comer solo a base de ostras tampoco es nuevo. Precisamente en la Francia del siglo XVII, lo más distinguido eran las comidas exclusivamente de ostras. María Antonieta sentía una devoción absoluta por ellas y Voltaire recomendaba no menos de doce docenas al día. Casi nada.

Cuentan que el legendario Casanova confiaba tanto en el poder estimulante de las ostras en el apetito sexual que desayunaba a diario unas 50. También dicen que seducía a sus amantes ofreciéndoles este molusco con su propia boca. Aparte de que comerse 50 ostras en la época de Casanova era jugarse la piel, o más bien la salud, ¿esto tiene algún fundamento científico? ¿sirve de algo comerse 50 ostras? Nos tememos que no demasiado.

El tema merece ser explicado. Además del parecido de las ostras con los órganos sexuales femeninos, la idea de que las ostras tienen un efecto físico viene de sus características nutricionales. Las ostras son muy ricas en zinc, el oligoelemento necesario para la producción de los andrógenos, hormonas sexuales masculinas.  El déficit de zinc, según algunos estudios, se ha asociado a apatía sexual. Por ahí pueden ir los tiros, y hasta ahí parece que hay cierto fundamento científico. Ahora bien, la realidad nos dice que tendríamos que comer una gran cantidad (quizá cercana a las 50 ostras de Casanova) y esperar 7 u 8 horas a que nuestro cuerpo metabolice el zinc para notar el efecto, además de evitar comer otros alimentos que puedan dificultar la absorción del Zinc.

Aún así, algunos estudios aleatorios no han podido demostrar las supuestas cualidades afrodisiacas de las ostras. Así que nuestra recomendación es disfrutar de este delicioso alimento no tanto por su “utilidad” como por su disfrute en sí. Al fin y al cabo, ¿existe algo más afrodisiaco que un buen menú en buena compañía?

 

 

 

Jolastoki

Acerca de Jolastoki

Restaurante de cocina de temporada en Getxo, cerca de Bilbao. Para todo tipo de celebraciones: bodas, bautizos, comidas de empresa o cualquier otro tipo de evento en Bizkaia.

Dejar una opinión