El pimiento choricero

publicado en: Tesoros culinarios | 1

0 Flares

0 Flares


×

Pimientos choricerosEl pimiento choricero es uno de los ingredientes imprescindibles en la gastronomía vasca, y se debe a que se cultiva de forma habitual en toda Euskadi, y muy especialmente en Bizkaia. Si bien es un ingrediente habitual en la cocina española, su uso es mayor en el norte de la península, y de forma muy especial en País Vasco, Navarra y La Rioja.

Además del uso que le da nombre en la fabricación de todo tipo de embutidos, es impensable una salsa vizcaina, un sukalki, un marmitako, un ajoarriero o unas patatas a la riojana sin esta deliciosa delicatessen. Casi tan impensable, como ver un baserri sin la ristra de pimientos choriceros colgada junto a la puerta o las ventanas para secarlos al sol y conservarlos.

El pimiento choricero es una variedad de pimiento rojo al que se somete a un proceso de secado al aire y el sol que permite una mejor conservación y, sobre todo, tenerlo disponible a lo largo de todo el año. Del pimiento choricero solo se utiliza la carne, rehidratada unas horas antes de su consumo, que también puede encontrarse envasada en botes de cristal.

No hay que confundir el pimiento choricero con la ñora, que es otro tipo de pimiento rojo que también se consume tras un proceso de secado, muy frecuente en la cocina de levante, ya que los sabores son muy diferentes (el de la ñora es bastante más dulce). Otra diferencia radica en su uso: como hemos comentado, del pimiento choricero solo se utiliza la carne, pero las distintas preparaciones de la ñora permiten tostar la piel, que da color y sabor al plato en cuestión. Podrás distinguirlos en el mercado porque la ñora es un pimiento más bien redondo, y el choricero es alargado y punteagudo.

¿Cómo se utiliza el pimiento choricero?

Ya hemos hablado de que en el mercado podemos encontrar pimientos choriceros secos, por unidades o en ristras, y también carne de pimiento choricero envasada. 

Si optamos por la carne envasada, basta con abrir el bote y utilizar la cantidad deseada en la receta. Una cucharadita pequeña es más que suficiente para aderezar cualquier salsa o guiso. Conserva el tarro en el frigorífico y si no lo utilizas de forma frecuente, para que te dure más tiempo puedes cubrirlo ligeramente con aceite de oliva.

Si disponemos de un pimiento y queremos sacarle toda la carne (recordamos que la piel de estos pimientos no se utiliza), tenemos que ponerlo a remojo de un día para otro, o al menos durante unas horas. Hay un remedio de urgencia si hemos olvidado rehidratar el pimiento que consiste en escaldarlo antes de su uso.

Una vez rehidratado, el pimiento se abre con un cuchillo y se saca la pulpa raspando la piel con una cucharilla o la puntita de un cuchillo. Esa pulpa es la carne que utilizaremos en la receta.

Secar pimientos choriceros en casa

Si tenemos una pequeña huerta, nada más simple que hacer nuestras propias ristras de pimientos choriceros que harán las delicias de nuestros comensales. El secado al sol es una de las técnicas más antiguas que existen, quizá por su eficacia y su sencillez.

Tras la recolección, se atan haciendo una ristra que nos permita manipularlos a la vez. Para hacerlo, puedes utilizar un cordel fino y una aguja que se ensarta en la base, en el nacimiento del rabito.

Una vez enristrados, se colocan en un lugar aireado, soleado, y a salvo de la lluvia y la humedad. En un plazo de unas tres o cuatro semanas estarán ya secos, pero los podemos conservar en el mismo lugar hasta que los vayamos a utilizar.

¡Prueba también la pulpa de pimiento en guisos de carne o de pescado y nos cuentas!

 

Jolastoki

Acerca de Jolastoki

Restaurante de cocina de temporada en Getxo, cerca de Bilbao. Para todo tipo de celebraciones: bodas, bautizos, comidas de empresa o cualquier otro tipo de evento en Bizkaia.

One Response

  1. […] pimiento choricero es habitual (imprescindible más bien) en las cocinas del País Vasco , indispensable para la salsa […]

Dejar una opinión