Las habitas de temporada: ese pequeño gran placer

publicado en: Tesoros culinarios | 0

0 Flares

0 Flares


×

Habitas de temporada

 

Las habitas de temporada son una de esas joyas culinarias que a veces pueden pasar desapercibidas, la temporada es a veces tan corta (apenas unas semanas o meses) que si no andamos listos, cuando queremos ir a por ellas en el mercado ya han desaparecido.

Pero ¿sabes lo que son las habitas y por qué dura tan poco su temporada?

Las habitas frescas de primavera se plantan en invierno y se recolectan muy jóvenes, tempranas, aún verdes diríamos, de forma que las habitas apenas se han desarrollado dentro de la vaina y así el producto tienen una piel tan fina que no necesita ser repelado. En diferentes zonas de Euskadi ha sido cocinada desde antiguo y habitualmente se le denominaba Baba Txiki y se consumen, en el mejor de los casos, desde finales de marzo hasta mayo o junio, aunque la temporada puede ser más corta, y algunos años las podemos consumir justo justo entre abril y mayo.

Tienen un sabor más dulce que el haba seca, con un ligero toque amargo, y más delicadas ya que de momento sus hidratos de carbono no se han transformado en almidones. Su textura es ligeramente crujiente en fresco y más suave una vez cocinadas.

Son una maravillosa fuente de propiedades nutricionales beneficiosas: contienen fibra, proteínas y minerales, y consumidas frescas son muy bajas en calorías, menos de 60 calorías por cada 100 gramos de producto.

Pero además, los beneficios para nuestra dieta de consumir habitas de temporada no acaba aquí, ya que es probablemente la leguminosa que mejor se digiere, por eso son ideales para aquellas personas con digestiones pesadas o delicadas. Esto se debe a que al no haber madurado, como hemos comentado antes sus hidratos de carbono permanecen intactos y no se han trasformado en almidones, que son los que suelen dar problemas de este tipo.

Aunque hay diferentes formas de cocinarla, la propia exquisitez y delicadeza del producto invita a cocinarlas “lo justo”, un par de vueltas en la sartén y poco más. Aunque a nosotros nos encantan así, sin más, también podemos acompañarlas de jamón y huevos, en ensaladas o como acompañamiento a diferentes platos¡una delicia!

En todo caso, si la habita es fresca y está en su punto, se consumen casi crudas, nada que ver con las largas cocciones de la haba seca. Eso sí, si las vas a consumir en casa, recuerda que apenas aguantan cuatro días en el frigorífico. Otra opción para consumirlas unos meses después consiste en congelarlas tras un ligero escaldado, aunque el sabor de las que se compran congeladas difieren mucho de la habita fresca de temporada comprada en el mercado.

 

 

Jolastoki

Acerca de Jolastoki

Restaurante de cocina de temporada en Getxo, cerca de Bilbao. Para todo tipo de celebraciones: bodas, bautizos, comidas de empresa o cualquier otro tipo de evento en Bizkaia.

Dejar una opinión