¿Cómo se hace el talo?

publicado en: Tesoros culinarios | 0

0 Flares

0 Flares


×

Cómo hacer talo

Aunque el talo, ese delicioso pan de origen vasco elaborado con harina de maíz, no es algo exclusivo del verano, tenemos que reconocer que es cuando mejor nos sabe. Nos encanta la fiesta de Santo Tomás, que marca el pistoletazo de salida a las fiestas de Navidad, pero vamos a ser sinceros: en diciembre hace frío, a menudo llueve, y acabamos comiendo el talo con txorizo o txistorra debajo de un toldo o esquivando las goteras de la esquina de la txozna.

En cambio en verano es otra cosa: un talo con txorizo a la luz del día (o la de la noche), con su temperatura agradable, su txakolí o sidra fresquitos, y su tertulia veraniega, es uno de los placeres de la vida.

En Jolastoki nos gusta tanto que a la menor oportunidad lo sacamos como aperitivo en nuestra cafetería, un talo bien hecho y bien acompañado es una de esas tradiciones que no hay que perder.

Pero también es cierto que es habitual que en plenas fiestas te endiñen un talo frío, o medio crudo, y un txakolí templado difícil de pasar, así que hemos decidido compartir la receta del talo para quien se anime a hacerlo en casa. Es sencillo, se puede realizar acompañado de los niños, y puede ser una bonita tradición para iniciar con la familia.

 

Ingredientes para hacer talo:

- Harina de maíz amarilla, especial para talo (calcula uno 50 gramos por talo)

- Agua caliente

- Sal

- Txorizo o txistorra cocinado (a la plancha o por ejemplo, a la sidra): 1 trozo de unos 10 cm por talo.

 

Elaboración del talo:

Colocamos la harina de maíz en un mármol o encimera formando un volcán, añadimos sal, y vamos añadiendo agua caliente, y trabajando poco a poco, hasta conseguir una masa consistente que se despegue de las manos.

Dejamos reposar, cubierto por un trapo húmedo, una media hora.

Dividimos la masa en el número de talos que vayamos a realizar, y trabajamos cada uno por separado. Se puede hacer en diferentes superficies: un trapo, un film transparente, o utilizar unas tablas de madera redondas y ligeramente concavas creadas a tal fin que pueden encontrarse en las tiendas de menaje de hogar. Esta última es la solución más cómoda.

La masa se trabaja aplastándola de forma firme pero con cuidado que no se cuartee, hasta que quede lisa y uniforme, y se coloca sobre la plancha. El grosor es para gustos, pero se tiende a un talo más bien fino. Si se ha utilizado una tabla, basta con darle la vuelta y sale sola, si se ha hecho sobre un paño, habrá que ponerlo sobre la plancha con cuidado y retirar el paño después.  Después de unos minutos al calor, le damos la vuelta con una espátula para que se haga bien por el otro lado.

La plancha donde se cuece el talo debe estar caliente, pero no a tope, ya que el talo debe queda cocido y con una ligerísima corteza blanda, pero nunca quedar crujiente, ya que no podríamos doblarlo con facilidad.

El relleno más habitual es txorizo o txistorra, pero cuanto más talos se come más entran las ganas de innovar y hay quien se atreve con la morcilla, el queso Idiazabal y hasta con chocolate o crema de cacao.

Jolastoki

Acerca de Jolastoki

Restaurante de cocina de temporada en Getxo, cerca de Bilbao. Para todo tipo de celebraciones: bodas, bautizos, comidas de empresa o cualquier otro tipo de evento en Bizkaia.

Dejar una opinión