La curiosa historia de la carta y el rodaballo

publicado en: Tesoros culinarios | 0

0 Flares

0 Flares


×

El rodaballo y la carta

El rodaballo (psetta máxima) es un pez blanco y de agua salada plano, de forma romboidal, que vive de forma salvaje en los fondos arenosos del Atlántico y el Mediterráneo, y está introducido en casi todos los países en los que se practica la piscicultura marina. No tiene escamas, y tampoco tiene mucha movilidad, por lo que si se consigue ver en la orilla, camuflado en la arena, es posible cogerlo incluso con las manos.

En Jolastoki lo apreciamos por lo que es, uno de los mejores y más sabrosos pescados del mar. Con su carne blanca, hojosa y firme, muy fina y sabrosa, el rodaballo es uno de nuestros pescados favoritos, y lo incluimos a menudo en nuestros menús.

Pero hoy vamos a contar una de las anécdotas más curiosas relacionadas con este pescado.

En 1993, una niña japonesa de apenas siete años llamada Natsumi Shirahige, escribió una carta como parte de un ejercicio en la escuela elemental. La idea era escribir un pequeño texto escrito en papel resistente al agua en el que se salud

aba y daba las gracias a la persona que la encontrara, y se le pedía que la devolviera. La carta se envió al cielo dentro de un globo de helio, en compañía de las cartas de otros 1000 alumnos de un colegio de Tokyo para conmemorar el día del 120 aniversario de su escuela, la Miyazaki.

Quince años después, en el Cabo de Choshi, en Chiba, en el centro de Japón, un pescador llamado Kiyoshi Kimino, se encontraba pescando como cada día en una zona de 1.000 metros de profundidad del Océano Pacífico, cuando observó que un rodaballo tenía algo de color rojizo pegado en la piel. Ese “algo rojizo” resultó ser el globo de la pequeña Natsumi, y Kimino encontró la carta, en perfecto estado, todavía dentro del globo.

El pescador se puso en contacto con la Natsumi, que ya contaba con 21 años y era universitaria, y apenas recordaba haber enviado la carta al cielo.

Es cierto que la historia podía haber tenido un final más romántico, especialmente si la carta hubiera sido de amor, algo poco probable a la corta edad de Natsumi, o si la carta hubiera contenido un mensaje algo más emocionante, pero no deja de ser curioso este viaje en el tiempo de un trozo de papel, a lomos de un rodaballo.

Menos curiosa, pero mucho más interesante es la famosa novela de Gunter Grass (Premio Nobel de literatura en 1999) llamada, precisamente, “El Rodaballo” en el que un ejemplar de rodaballo, en la prehistoria, decidió dejarse pescar por un hombre y, a cambio de su liberación, se comprometió a ayudar al género masculino a combatir la dominación femenina.

De momento, en Jolastoki, nos limitamos a disfrutar del rodaballo, sin cartas ni premios Nobel, pero con todo su (delicioso) sabor.

Rodaballo

Jolastoki

Acerca de Jolastoki

Restaurante de cocina de temporada en Getxo, cerca de Bilbao. Para todo tipo de celebraciones: bodas, bautizos, comidas de empresa o cualquier otro tipo de evento en Bizkaia.

Dejar una opinión